El Tiempo Perfecto de las Promesas Dios





Hoy solo recuerdo hace unos años atrás mientras oraba en la sala de mi hogar, Dios comenzó a darme promesas de lo que iba a pasar con mi vida más adelante.  Pasaron los años, me mude a otra ciudad e inicié un nuevo estilo de vida, sin saber lo que me deparaba aquel lugar, al pasar el tiempo fui aprendiendo muchas cosas y mejorando otras que ya sabía, en todo ese proceso de cambios, nuevos hábitos, nuevos amigos, etc… había estado luchando y tratando de lograr algo que había nacido en mi corazón, pero lo que en realidad pasó fue que había un sueño en el corazón del padre y Él me creó para cumplir ese sueño, esa es la razón por la que estoy aquí, para cumplir ese propósito.

Pasó mucho tiempo y cuando me di cuenta ya habían sido cumplidas una gran parte de esas promesas que Dios me había entregado. ¿Cuantos años pasaron para ver cumplir estas promesas? Muchos, pero las promesas fueron cumplidas y aún faltan muchas más por cumplirse. 

Dios no es como nosotros pensamos que es, el tiempo para Él no tiene el mismo significado que para nosotros.

Nunca dejes de confiar en Dios y en sus promesas, porque se cumplen en el momento perfecto, está de nosotros que hagamos lo correcto para que puedan cumplirse y que no estemos como el pueblo de Israel dando vueltas en el desierto y siendo esclavos del pecado.

Hoy te invito a que hagas tuyas esas promesas que están en su palabra y que puedas disfrutar de una vida plena en él, porque ¡Él tiene tu futuro en sus manos!

Entradas populares