Problemas VS. Soluciones #BanaDevocional

Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Deuteronomio 31:6 RVR1960

En nuestra vida llegan momentos en que todo lo que vemos, pensamos, o actuamos, resulta problemático para nosotros mismos y para los demás.

Esos problemas pueden ser emocionales, quizá alguien nos hirió o herimos con nuestras acciones o palabras, muchas veces y es el mas difícil de los casos, nos hieren o herimos inconscientemente, esas heridas por lo general van creando más sentimientos y comienzan a desatarse más problemas.

Otros problemas pueden ser físicos, hemos recibido algún daño, nos han agredido o hemos agredido a alguien.

También hay problemas a nivel espiritual: de falta contra Dios, de pecado, entre otros. Lo más difícil de todo esto es que muchas veces los problemas se suman y se vuelven cada vez más incómodos para lidiar con ellos.

El Señor en una de sus promesas nos dice que nunca nos dejará ni nos desamparará, dijo que siempre estaría a nuestro lado, ¿por qué esta noticia es tan buena? ¿Por qué podemos enfrentarnos a los problemas solo con eso? 

La respuesta es bien elemental mi querido Watson (como en las películas jajaja):

Esa promesa de Dios, nos da a entender que en todos esos momentos problemáticos aunque en su momento no recibamos ayuda de los demás, Dios ha prometido acompañarnos hasta después de la muerte, por eso podemos enfrentarnos a los problemas, porque Dios nos ayuda a ver la salida para cada uno, ahora nuestra actitud debe ser de confianza, gratitud y animo para enfrentar cada tipo de problema ya sea sentimental, físico o espiritual, saber que Dios tiene la salida y confiar en su consejo que puede venir de su misma palabra (la biblia), de un creyente, hasta de cosas a simple vista como la naturaleza.

Confiemos en Dios y descansemos en Él, confiando en que Él cumple sus promesas.

Entradas populares