El Atleta, El Soldado Y El Labrador

2 Timoteo 2:3-7 RVR1960

Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.

La palabra de Dios nos hace mención de estos oficios cotidianos, con el objetivo de entender más los misterios de nuestro Dios; Es importante que veamos lo siguiente:


El atleta no es coronado si no lucha legítimamente, esto nos enseña que no debemos pretender hacer trampas en la vida cristiana para tener el "Favor de Dios", uno de estos ejemplos cotidianos es el de los juegos de azar, últimamente algunos oran diciendo "Señor permíteme sacarme la loto y sacare algo para tu obra" no entendiendo que eso es pecado y que Dios no negocia con el pecado.


Del soldado podemos ver que él no se puede enredar en los negocios de la vida, con esto la palabra nos enseña que si nosotros somos buenos soldados de Cristo como decimos ser, nuestra prioridad no es la moda, ni Facebook, ni los amigos, sino Dios.


Y del Labrador nos dice que si queremos participar de los frutos tenemos que trabajar primero, muchas veces queremos ver cambio a nuestro alrededor, en la iglesia, trabajo, estudios, pero si queremos cambios debemos trabajar y esforzarnos, dar lo mejor de nosotros en todo tiempo para obtener frutos en su tiempo.

Oremos a nuestro Dios pidiéndole que podamos ser buenos administradores de su gracia.

¡Dios les bendiga!

Entradas populares