Guíame #BanaDevocional

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. Salmos 139:23-24 

Muchas veces vamos a la congregación, tenemos ministerios y hasta servimos, pero en nuestros corazones hay cosas que no les son agradables a nuestro Padre, muchas veces estamos llenos de orgullo, autosuficiencia, enojos, odio, iras, contiendas, en fin, muchas obras de la carne, los cuales no son los frutos que deben encontrarse en nuestro corazón.

No es fácil, porque nuestra naturaleza es atraída por el pecado, por hacer lo malo, pero cuando venimos a Cristo debemos crucificar esa naturaleza y pedir a nuestro Padre que a través del Espíritu Santo trabaje esas áreas en nuestra vida que necesitan ser guiadas por Él.

Así como dice el salmista, esta debe ser a diario nuestra oración, examíname, conoce mi corazón, prueba y conoce mis pensamientos y si hay algo malo, guíame en el camino correcto.

Ser Cristianos no es ser perfectos, sino cada día reconocer nuestras faltas y pedirle a Dios que nos limpie y guíe hacia el camino de la santificación, el cual es un proceso continuo en nuestras vidas.

Dios quiere corazones que reconozcan su dependencia de Él para poder avanzar hacia la meta que es ser iguales a Cristo, solos nunca lo podremos alcanzar.

Entradas populares