Las Cosas No Son Como Aparentan

Hace un tiempo inicié la Universidad, la cantidad de personas allí es increíble, personas de todo tipo, clase social, religión, etc. Al lidiar con esa realidad es cuesta arriba en muchas ocasiones el hacer amigos. 

Una vez allí, comienzas a conocer personas que posteriormente serán tus amigos, esas personas por lo general tienen problemas de diferentes tipos, he aquí donde entra en juego nuestro papel como cristianos. 

En este periodo tuve una experiencia que me marcó; me tocó conocer una persona con quién tengo muchas cosas en común, una linda personalidad, hermosa apariencia física y demás. 

Nunca habría imaginado que descubriría lo que al profundizar la relación descubrí. Las cosas no son como se ven, esta persona tenía muchos problemas de autoestima, traumas, depresión y un sin número de cosas que la gente no logra ver externamente, ni si quiera pude notarlo a simple vista. 

Lo importante en todo esto es que en diferentes ocasiones me ha tocado intervenir en la vida de esa persona, he tenido que ser consejero, psicólogo, entre otras cosas, pero es tan satisfactorio poder llenar a esa persona de esperanza en Dios y hacerle entender el propósito de su vida.

Al final logré conocer una maravillosa persona y tuve la oportunidad de hacer lo que Cristo hizo con nosotros, llenarnos de esperanza y ayudarnos a ver la vida con otro lente. Ese solo hecho me hace sentir que logre parte de mi trabajo, para eso Dios permitió que conociera esa persona. 

Te invito a que lleves esperanza al que la necesita en este día. Hay tantas personas allá afuera que necesitan saber que alguien los ama, que la vida no termina en donde están ahora, que hay una razón por la cual viven y existen. Ese es parte del propósito por el que estamos aquí.

Entradas populares