Hacer El Bien Sin Mirar A Quién #BanaDevocional

Me encontraba en un carro público esperando a que este iniciara la marcha, cuando un señor mayor, apoyado por un bastón, con un bulto, se acerca al chofer y le pregunta si lo puede llevar hasta unas cuantas esquinas más adelante sin cobrarle, ya que no poseía dinero y no podía caminar mucho por problemas en la circulación. 

El chofer al escucharlo se negó ante tal solicitud, el señor siguió insistiendo y el chofer no cambio de parecer. 

Yo al ver esa situación, sintiéndome conmovido, le dije al señor que iba a pagar su pasaje, aún sin tener dinero que me sobrara en el momento. 

El señor al montarse, me agradeció con lágrimas en los ojos, noté en su mirada, que sin darme cuenta estaba siendo de gran ayuda. 

Esa experiencia me hizo reflexionar en que debemos preocuparnos por servir sinceramente sin recibir nada a cambio, porque no sabemos la gran ayuda que a veces estamos haciendo. 

Hagamos el bien sin mirar a quién, pues a cualquier persona que ayudemos, a Dios lo hacemos y Él es a quién glorificamos con cada acto.

Entradas populares