Consuelo #BanaDevocional

Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Dios es nuestro Padre misericordioso y la fuente de todo consuelo. Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros. Cuando otros pasen por dificultades, podremos ofrecerles el mismo consuelo que Dios nos ha dado a nosotros. 2 Corintios 1:3-4 NTV

Nuestro Dios misericordioso, fuente de todo consuelo, mediante el Espíritu Santo nos da fuerzas y aliento aún cuando creemos estar totalmente derrumbados, cuando no podemos más.

Pasamos por muchas situaciones que salen de nuestras manos, por más que nos esforzamos no podemos hacer que cambien, pero muchas veces olvidamos depositar nuestras cargas en las manos correctas, o sea en las manos de Dios. Ahí es cuando Él toma totalmente el control ante cada dificultad que no creemos tener solución alguna, nos trae paz y aliento para que así nosotros podamos ser de consuelo a otros.

Por eso debemos estar conectados con Jesús, hijo de Dios, ''El camino'', alabándole todo el tiempo, activos con la ''BOA'' (Biblia, Oración y Ayuno) y entregándole el control total de nuestras vidas.

Entradas populares