SOS #BanaDevocional

“En mi angustia invoqué a Jehová, Y clamé a mi Dios. El oyó mi voz desde su templo, Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.” Salmos 18:6

Algunos buzos están conectados al barco por un cable, basta que lo sacuda dos veces para que los vuelvan a subir a la superficie. Este cable les confiere seguridad en medio de los numerosos peligros que los acechan.

El enfermo toca el timbre instalado en la cabecera de su cama, ¡qué alivio pensar que el personal del hospital esté a su disposición día y noche para atenderlo.

La anciana que vive sola no vacila en servirse de su teléfono y en particular de los números resaltados en su anotador, bomberos, médico, familiares, sabe que puede contar con uno u otro en caso de tener un malestar o problema imprevisto.

Pero a veces, las líneas están congestionadas, el personal esta distraído u ocupado.

No siempre se encuentra alguien disponible para escuchar. En ocasiones responde un contestador automático.

Sí, existe alguien que tiene una línea libre y que nunca se descompone, oye la menor señal, el más pequeño suspiro y responde personalmente con bondad y compasión.

Es el Dios que oye la “Oración” Salmos 65:2, Él siempre estará pendiente de lo que te sucede y presto a socorrerte.

¿Le lanzaste tu llamado de angustia? Tu SOS, en inglés Save Our Soul, es decir "Salven Nuestras Almas"?

El quiere salvar tu alma y acompañarte en los momentos de gozo, tranquilidad y sobre todo de angustia y emergencia.

“Invócame en el día de la angustia; te libraré, y tú me honrarás.” Salmos 50:15

Telma Céspedes

Entradas populares