Obediencia Y Sacrificio


Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Juan 12:3 RVR1960

El verdadero sacrificio del cristiano radica en la obediencia, por eso sentí la necesidad de expresar lo que se vivió en ese versículo, María no le entregó un perfume barato o simplemente entregó sus lágrimas, sino que dio el perfume más caro a aquel que había levantado de entre los muertos a su hermano, demostrando así que los grandes sacrificios se hacen por agradecimiento y/o por obediencia.

La vida cristiana está establecida sobre la base del sacrificio, lo cual aporta cierto nivel de responsabilidad, de cuidado y de atención, pero ¿Qué sucede con todo lo que cuesta sacrificio?    

¡Se le da valor a lo que se vive o se obtiene!  

Pero hoy en día, queremos muchas cosas sin ningún esfuerzo o por ningún valor, mi pregunta es ¿Qué tipo de persona eres tú?  

¿Eres de los que se sacrifican hasta obtener lo anhelado o simplemente esperas que lleguen a tus manos las cosas que esperas?

Pienso que lo más importante que debemos reconocer como cristianos es que nos cuesta ser obedientes, los mejores beneficios vienen cuando nos sacrificamos en obediencia al Padre, cuando decidimos entregarle lo más caro de nosotros, nuestro perfume más caro, nuestro perfume puede ser la representación de nuestra vida, darle al padre lo mejor por encima de todo, tu perfume podría ser tu carrera, talento, tu pasión por las artes o lo que sea, no sé si es de tu familia, tu intelecto pero sea lo que sea en sacrificio entrégalo a Dios y Él obrara. 

Entradas populares