Amor Infinito

¿Acaso hay algo que pueda separarnos del amor de Cristo? ¿Será que él ya no nos ama si tenemos problemas o aflicciones, si somos perseguidos o pasamos hambre o estamos en la miseria o en peligro o bajo amenaza de muerte? (Como dicen las Escrituras: «Por tu causa nos matan cada día; nos tratan como a ovejas en el matadero»). Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó. Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor. Romanos 8:35-39 NTV

Este verso inicia con una pregunta (¿Quién nos separara del amor de Cristo?) muy interesante, porque a veces como seres humanos nos sentimos solos, sin amor, sin compañía, pero Dios dice en su palabra que nada nos puede separar de su amor.

Dice una alabanza que usualmente cantan los niños en las escuelas dominicales:

//El amor de Dios es maravilloso//
Cuan grande es el amor de Dios. 

Tan alto que no puedo ir encima de Él, 
Tan profundo que no puedo ir debajo de Él, 
Tan ancho que no puedo ir afuera de Él,
Cuan grande es el amor de Dios.

Ten por seguro que ni las tribulaciones, angustias, dolor, penas, hambre, sed, ni siquiera la muerte nos puede separar del amor infinito que Dios tiene por ti y por mi.

Dios te de amor para recibir y para dar a otros en este día.

Entradas populares