"Transformado" En Mi Salud Financiera (día 28)

"Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes". Lucas 6:38 NVI

La imagen que nos presenta el versículo es, un hombre que va al mercado a COMPRAR semillas. El propietario de la tienda le dice, "La canasta de semilla vale tanto", de tal manera que echa la semilla en el canasto, la sacude y la presiona para poder obtener la mayor cantidad de semillas en su canasto. 

Esa es la forma en que Dios nos da. Tú le das a Él, Él te devuelve más. Lo agita y te da hasta que sobreabunde. ¡Nuestro Dios es un Dios generoso! Cuando eres consciente de la generosidad de Dios, pierdes el miedo de plantar la semilla que te ha dado. El miedo nos impulsa a retener lo que tenemos, pero la fe nos da el valor de depender de Dios y plantar la semilla. 

Cuando tengas una necesidad, planta una semilla. La semilla es valiosa, pero no es inútil hasta que la esparces. Imagínate dos granjeros. Uno dice, "Tengo toda esta semilla. Creo que voy a guardarla. Quiero cuidarla". El otro dice, "No, yo voy a tomar toda la semilla que tengo y esparcirla sobre mi campo". Nueve meses después notarás la diferencia. El hombre que no sembró está en tragedia. No solo no COSECHÓ nada, sino que lo que guardó probablemente se le echó a perder. Pero el que sembró generosamente ve la bendición de Dios en la abundante cosecha. 

Entre más das, más Dios te da. Entre más uses tus talentos, entre más tú uses tu tiempo, entre más uses tu dinero para bien, más Dios puede multiplicar en tu vida. Liberas tu fe al ponerla en práctica. Planta una semilla hoy. Haz un depósito. Actúa en fe. Da el paso.   

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste?,  ¿Qué piensas?, ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares