"Transformado" En Mi Salud Financiera (día 25)

Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo. Provérbios 3:9-10 NVI

Hay más versículos en la Biblia sobre el dar y el diezmar que sobre cualquier otro tema. De hecho la mitad de las parábolas de Jesús tratan sobre posesiones materiales. Jesús habló más sobre dinero que del cielo o del infierno. ¿Por qué? Hay varias razones del porque la Biblia tiene mucho que decir sobre finanzas, pero toquemos solo dos.

Primero, Dios quiere que seas como Él, y Él es generoso. La generosidad de Dios sale de su amor por ti y por mí. El versículo más famoso en la Biblia, Juan 3:16, es sobre la generosidad de Dios, "Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a SU hijo unigénito..." 

Todo lo que tienes es por causa de la gran generosidad y amor de Dios. Y Él quiere que lo honres al dar las "primicias" de lo que obtienes. Él bendice tu vida para que puedas ser de bendición para otros. La generosidad rompe las cadenas de la codicia y el materialismo en tu vida. Un corazón sensible, es un corazón generoso, y cada vez que das eres más como Jesús. 

Segundo, Dios quiere que confíes en Él con tus finanzas. El dinero tiene la tendencia de dominar nuestras vidas. Porque ocupamos mucho tiempo en ganarlo, gastarlo, ahorrarlo, invertirlo o darlo. Las tensiones y los conflictos financieros están entre las primeras cinco razones de los divorcios. El plan de Dios para la administración del dinero es simple: Confíale a Él tus riquezas al darle a Él primero, "así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebozarán de vino nuevo". En otras palabras, confía a Dios tus finanzas y Él te saciará.

En un mundo de incertidumbre económica, el plan de Dios para tus finanzas es la mejor inversión que puedes hacer para tu futuro. Pídele ayuda a Dios para sobreponerte a tu temor o preocupación que puedas tener respecto a confiarle a Él y ser más géneroso con tus finanzas.

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste?,  ¿Qué piensas?, ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares