"Transformado" En Mi Salud Relacional (día 32)

"Amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del altísimo, porque Él es bondadoso con los ingratos y malvados".  Lucas 6:35 NVI

Ama a tus enemigos. Si hemos pasado por alto la naturaleza radical del mensaje de Jesús, aquí está, fuerte y claro. Jesús nos indica amar a quienes no nos aman. Amar aquellos que nos han herido. Amar a aquellos que nos han calumniado o que han hecho chismes de nosotros. Solo en unos versículos antes de este Jesús dice, "Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan" (Lucas 6:27-28 NVI). Si esto no es vivir de forma radical, entonces no sé qué sería.

Tenemos una imagen clara de este tipo de amor tan radical en la vida de Jesús. Mientras estaba colgado en la cruz, herido, burlado y ridiculizado, Jesús clamó, "Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23:34 NVI). En medio de su dolor y sufrimiento Jesús demostró amor a sus enemigos. Él oró por su perdón. Esta escena no solo nos da un modelo para amar a nuestros enemigos, sino que también nos recuerda la verdadera profundidad del amor de Dios para nosotros. Como dice la escritura, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con Él mediante la muerte de su Hijo (Romanos 5:10). En realidad, la oración de Jesús por perdón también se extiende hasta nosotros, porque en nuestro pecado estamos como sus acusadores, perseguidores y burladores. 

Sabemos que no merecemos el favor de Dios y aún así Él libremente ha derramado completamente su amor y su gracia sobre nosotros. Es este el tipo de amor que transforma corazones y nos hace más como Jesús, de tal manera que podamos reflejar su amor tan radical aún a nuestros enemigos, o de hecho, especialmente a ellos.

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste?,  ¿Qué piensas?, ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares