Que Nada Te Detenga


Serás como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará. Salmo 1:3 Tú puedes envejecer dando golpes al aire, sin acertar una sola vez; sin embargo, tú no tienes idea de lo que puedes lograr si pones tu vida en las manos de Jesús. Se han escrito páginas gloriosas de personas que, en el mismo atardecer de su existencia, aprendieron a confiar en las promesas de Dios. Tú también puedes escribir una nueva historia. Por tanto, no dudes, no te rindas, no desistas. La Palabra de hoy es una invitación a creer, a crecer, a vencer y a encarar las batallas diarias con optimismo, cobrar nuevas fuerzas y volar hacia el azul infinito de tus sueños. Confía en Dios, pide sabiduría, gracia y buen ánimo para alcanzar el propósito por el cual fuiste creado. 

Dios te bendiga!

Entradas populares