Limpios


Daniel 1:8 Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.

Hoy es un buen día para así como Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la comida del rey, así nosotros proponernos no contaminarnos con tantas cosas que nos está ofreciendo éste mundo. Es tiempo de determinar lo malo malo, lo bueno bueno y no estar en un termino medio. A Dios le agrada cuando como mujeres y hombres nos levantamos y disponemos nuestro corazón a obedecerle cueste lo que nos cueste.

Es tiempo de caminar en las promesas que Dios nos ha dado, que muchas veces por el afán hemos olvidado, es tiempo de volver a la intimidad y en silencio escuchar su voz indicándonos el camino a seguir, es tiempo de amar su palabra y escudriñar ¡que Él nos quiere ensenar!, es tiempo de amarle mas siendo limpios, santos o sea apartados de toda mezcla con el mundo.

Entradas populares