"Transformado" En Mi Salud Mental (día 43)

Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos. Isaías 26:3 NTV 

¿Tienes perfecta paz hoy? Sé que en algunos días mi mente tiene una mente propia, y es cualquier cosa, menos pacífica. Me parece que no puedo pensar con claridad acerca de cualquier cosa. Pienso en las cosas que podrían suceder. Me preocupo por las consecuencias de lo que ha sucedido. Mi imaginación se vuelve loca con todo tipo de posibilidades negativas. Y no importa lo que haga, me parece que no puedo tener mis pensamientos bajo control. No tengo la "perfecta paz" de Dios. ¿Suena familiar?

La Biblia nos da la razón para esta condición. No hay perfecta paz porque nuestras mentes no se "concentran" en Dios. La palabra hebrea para "pensamientos" en este versículo no se refiere a lo lógico, lo racional, no es la parte en donde la mente soluciona problemas. En cambio, es la palabra para la imaginación. Es nuestra imaginación la que nos hace perder nuestra paz. 

La única manera de solucionarlo es fijar tu mente en Dios. Controlar tu imaginación, "tomarla por el cuello", y llevarla a Dios. La Biblia dice, "Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (2 Corintios 10:5, RVR1960). Trae tus preocupaciones a Él en oración, a continuación, cambia el foco de tu atención. Piensa en Dios. Inclínate hacia Dios, aférrate a Él, pon tu confianza en Él. Cuando lo hagas, Él le dará la paz a tu mente. Y cuando tengas la paz en tu mente, entonces lo lógico, lo racional, y la parte de la mente que soluciona problemas, va a ser capaz de pensar con claridad.

Cuando fijas tu mente en Dios, Dios renueva tu mente.

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste? ¿Qué piensas? ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares