"Transformado" En Mi Salud Vocacional (día 37)

Recuerda al Señor tu Dios, porque es Él quien te da el poder para producir esa riqueza. Deuteronimo 8:18a NVI

Todo lo que tienes es un regalo de Dios, incluyendo tu habilidad de generar riqueza. Después de todo, ¿Quién te dio las manos y el cerebro? ¿Quién te dio talentos y habilidades? No tendrías nada si no fuera por la gracia de Dios. Ni siquiera estarías vivo. 

Este versículo nos dice que producir riqueza es una habilidad. Puede que tengas grandes habilidades en esta área. Tal vez Dios te ha dotado con un gran sentido de negocios y simplemente te sale natural hacer dinero. Esa es una habilidad dada por Dios. Y puesto que Dios te lo dio no puedes enorgullecerte de eso. Por otro lado, puede que seas una persona que siempre tiene problemas financieros. No te desanimes; pídele a Dios la habilidad para producir lo que necesitas y recuerda que tienes otras habilidades.

La gran verdad de este versículo es que puedes producir riqueza para la gloria de Dios. Si tienes una hermosa voz, debes cantar la gloria de Dios. Si tienes facultades atléticas, debes correr para la gloria de Dios. Si tienes una habilidad para los negocios, debes hacer dinero para la gloria de Dios. La habilidad para cerrar un trato, hacer una venta, planear un proyecto, ¿Cómo puedes ser usado para la gloria de Dios? Al reconocer de donde vino la habilidad. Al honrarlo con las primicias de tus ganancias. Al actuar con ética y moral. Y al proveer un servicio o producto legítimo que pueda ayudar a las personas. Todo eso brinda gloria a Dios. 

¿Por qué te ha dado Dios la habilidad para generar riqueza? No solo es para ti. Las habilidades que nos da Dios son para servirle a Él y a otros. Cada habilidad ha sido dada por Dios y cada habilidad puede ser usada para la gloria de Dios.

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste?,  ¿Qué piensas?, ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios...

Entradas populares