"Transformado" En Mi Salud Relacional (día 34)

Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas. Salmos 147:3 NTV

Los palos y las piedras pueden romper tus huesos... pero las palabras pueden romper tu corazón.

Los huesos rotos sanan. Solo toma un tiempo. Cuando mi hijo tenía ocho años se rompió el brazo, tuvimos que ir al médico a rayos x. A continuación, los huesos fueron acomodados y puestos en su lugar. Luego vino el yeso para sostener todo junto. Finalmente, fue hora de volver a casa. En los próximos días tuvo un poco de dolor, y eso requería que su madre y yo mostráramos compasión y cuidado mientras lo ayudábamos en todas sus necesidades. Perdió el pleno uso de su brazo durante un mes o algo así, pero después volvió a jugar, a lanzar una pelota de béisbol y a trepar los árboles.

El proceso de Dios para sanar un corazón roto es muy parecido al de sanar un hueso roto.

Ora. Ven a Dios y hazle saber que estás sufriendo. Él te escuchará atentamente. Sabrá exactamente qué hacer.

Escucha. Dale a Dios la oportunidad de ver en tu corazón y tu vida, al igual que una radiografía y hacer su propia evaluación de lo que Él necesita hacer. Confía en Él. Él puede leer tus radiografías mucho mejor que tú.

Descansa. Dios pondrá sus brazos de amor alrededor tuyo y sostendrá todo lo que se ha roto con el yeso de su bondad y su gran compasión. Él te consuela con sus promesas y te rodea con su pueblo, la iglesia, que te sostendrá mientras sanas. 

Confía. Tal vez encuentres que no eres totalmente funcional durante un tiempo. Habrá algo de dolor. Comparte tu dolor con otros en los que puedes confiar (la gente en el Cuerpo de Cristo) que te entiende y que te ayudarán a recuperar tu salud. Porque, así como para curar un hueso roto, tú no puedes hacerlo solo.

Regocíjate. Un día, cuando la sanidad llegue, podrás reír de nuevo y enfrentar la vida con esperanza y alegría. Puedes contar con Dios. Tienes Su palabra. "Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas."

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste?,  ¿Qué piensas?, ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares