El verbo hecho carne

Lea Juan 1:1-18

La misma palabra de Dios se hizo carne y habito entre nosotros como un ser humano común, pero realmente no era tan común, el vivió una vida en agrado a su Señor, cuando el inicia su mayor labor, comienza hacer milagros, sanar enfermos, dar vista a ciegos, caminar sobre el mar, multiplicar alimentos, entre otras cosas, con todo eso fue preso, llevado a un juicio y fue crucificado en una cruz.
La misión de Cristo no era otra que darnos vida, y libertad por medio de su sacrificio, la verdad es que Él sabia cual era el principio y el final de su historia.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16 RVR1960

Dios dio lo mejor de si, su hijo amado por ti, para salvarte a ti, lo mínimo que debemos hacer cada uno es aceptar ese regalo que el nos ofrece (la vida eterna) a través de la fe depositada en Él, y para los que somos de Él nuestro deber es procurar servirle cada día con el entusiasmo que Él se merece.

Entradas populares