"Transformado" En Mi Salud Mental (día 44)

No se inquieten por nada; más bien en toda, ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7 NVI

Dios desea que estés libre de toda inquietud. Dios quiere que vivas sin miedo. Él quiere que sientas su paz "en todo momento y en toda ocasión" (2 Tesalonicenses 3:16 NTV) Dios sabe que el miedo y la ansiedad evitan que vivamos sus propósitos para nuestras vidas. Así que amorosamente nos dice, “no se inquieten por nada” ¡Nada! La mayoría de las veces es más fácil decirlo que hacerlo.

¿Cuál es el antídoto? Este pasaje nos habla de oración y “de dar gracias”. Así que comienza con un corazón agradecido. Agradece a Dios por su fidelidad y porque nunca te ha abandonado. Agradécele por su amor por ti que no cambia, y por su perdón y gracia ¡Agradécele por anticipado por lo que va a hacer! 

Luego, dile a Dios que es lo que te preocupa. La mayoría de personas hacen oraciones, que piensan que Dios no quiere escuchar. Pero Dios nos dice que oremos sobre todo. Sin dejar nada guardado, entregándole todo a Él. Si es suficiente grande como para preocuparnos, es suficiente grande para orar por ello. 

Como resultado de llevar fielmente tus pedidos a Dios (con agradecimiento) y depositar tu confianza en Él, vas a experimentar la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. La paz de Dios es tan poderosa que la biblia dice que “cuidara sus corazones y pensamientos” de la ansiedad del mundo. 

Cuando le entregas tus preocupaciones a Dios (tu ansiedad por el futuro, tu culpa por el pasado, tus heridas, tus luchas) Dios va a darte en retorno su paz, que es más poderosa que cualquier ansiedad o problema. Su paz montara guardia sobre tu corazón y tu mente como un ejército protegiendo una ciudad, vigilando y manteniéndote a salvo de las fuerzas que podrían quitarte el  gozo.                                                                 

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste? ¿Qué piensas? ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares