"Transformado" En Mi Salud Mental (día 48)

Sí a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y Él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie. Santiago 1:5 NVI

¿Necesitas sabiduría hoy? Dios te hace una grandiosa oferta que no te debes permitir pasar por alto. Él dice, "pídeme, y te daré la sabiduría que necesitas." Así que pide... pero prepárate para hacer lo que Él te diga. Dios no ofrece su sabiduría como una opinión que debe ser tomada en cuenta según te convenga. Dios no es un miembro de un comité de asesorías. Él es tu Señor. Su sabiduría es verdadera. Debes actuar en su sabiduría si quieres recibir más. 

Debes venir a Dios con la predisposición de obedecer. No preguntes que es lo que quiere que hagas y luego intentes decidir si lo haces o no. Empieza con un sí, y entonces Él te dirá que hacer. Si le estás pidiendo a Dios sabiduría pero parece no escuchar, entonces necesitas preguntarte, "¿Estoy viviendo en la sabiduría que Dios ya me dio? ¿Soy culpable de obedecer ocasionalmente?" Después de todo, ¿por qué te diría Dios algo si has estado ignorando lo que Dios ya te había dicho?

Dios te da sabiduría generosamente, "sin menospreciar a nadie." Dios no te va a regañar o hacerte sentir mal por pedir. Él quiere darte sabiduría porque Él te ama y quiere lo mejor para ti. Pero quiere que pidas con fe. Santiago nos dice, "Pida con fe, sin dudar," y no seas indeciso e inconstante (versos 6-8). Debes pedir a Dios sabiduría, creyendo que Él tiene la sabiduría que has estado buscando. Y debes pedir con una determinación creyendo invariablemente para vivir con la sabiduría que Él te dé. 

PARA MEDITAR: ¿Qué escuchaste?  ¿Qué piensas? ¿Qué vas a hacer? Ahora habla con Dios…

Entradas populares